martes, 24 de octubre de 2017

SANAR

SANAR

Todos queremos curarnos pero poco hablamos de sanarnos.

El componente mental, emocional o psicológico de algunas enfermedades es evidente.  Ya lo decían nuestros abuelos "no hay enfermedades hay enfermos".

Una vez curados con componentes químicos o pasada la enfermedad nos damos por satisfechos.

Sanar es integrar el elemento mental  y/o emocional que provocó y provoca la enfermedad.

Sanar es un camino de búsqueda y encuentro con la "sombra' para su integración.

La única medicina que el proceso de sanación utiliza es el amor. Hay que integrar la "sombra" con amor más olvidar es nuestra consigna y tan olvidada queda la sombra que cuando vuelve en forna de enfermedad ya no nos acordamos de su existencia y origen y nos centramos sólo en la enfermedad que parece la causa última más sólo es síntoma de la sombra.

Aprender a sanarse gran asignatura.

domingo, 16 de abril de 2017

ONCE DIAS EN LA PRISION DE TOPAS: La Ruleta de la Fortuna


He sufrido un ataque informático y al parecer tengo un Troyano en mi tablet. Me ha desaparecido un artículo y el blog elimina las entradas de esta sección. Todo muy profesional.

En un mundo lleno de delincuencia, como dirían algunos, la ira campa por sus  fueros y las emociones como la tristeza, la sorpresa, el hartazgo o el miedo gozan de parcelas de poder bastante extensas entre la población, no es de extrañar que las dolencias y patologías psíquicas y psiquiátricas abunden y el resto de los mortales, los que se consideran cuerdos quieran a toda costa aprender rápidamente a ser felices y que la alegría sea su naturaleza y esencia. Bienvenidos al Casino de la vida donde todos los días nos jugamos nuestro bienestar.

Este panorama tan desolador no sería una parte de la realidad si todos tuviéramos una educación y reeducación en lo que se ha denominado Inteligencia Emocional. Sufrir hoy por las emociones es una incompetencia, es decir, una falta de competencias por falta de educación y formación adecuada. Hoy sabemos más que ayer y menos que mañana en materia de emociones y es conveniente estar informados.

Hay dos tipos de ciudadanos en estos momentos. Unos , que juegan todos los días a la ruleta en el casino de la vida y otros que van aprendiendo a programar y gestionar sus emociones para que la vida no sea lo que el azar o la suerte decidan aleatoriamente sino lo que la voluntad escoja entre la variedad que ofrece la inteligencia emocional.

Disponemos de un entrenamiento para gestionar la emociones. Disponemos de un entrenamiento para identificarlas y aprender de ellas.  Está al alcance de todos en Escuelas, Colegios, Institutos, Cursos, Talleres…en fin una variedad muy amplia de modos y formas de aprender.

Quince reclusos que miran la pizarra con los ojos de una mente de principiante y actitud de aprendiz después de 20 minutos de meditación. Unos reclusos que aprenden como gestionar las emociones más contractivas y limitantes. ¿Y si solo eso bastara?, ¿Y si bastara con un proceso educativo o reeducativo en inteligencia emocional? Aún no tengo la respuesta pero me acerco a ello cada vez más.

En los cursos que imparto cada día son más personas las que se me acercan para manifestarme como ha cambiado su vida, como se sienten otra persona, diferente, como el conocimiento  la práctica les ha ayudado. Y el contenido es el mismo para los reclusos.

Hablar de emociones por primera vez en su vida, hacerlo con serenidad y en un plano totalmente  educativo es toda una experiencia. Si así no lo intuyes te aconsejo que acudas a un taller de inteligencia emocional y decidas tu mismo.

Es curioso como algunos de los que me conocen me dicen que “soy muy profundo”, lo que supone que ellos son “muy superficiales”, según su lógica. Nos han enseñado a ser superficiales y rascar poco, muy poco, en nuestros sentimientos, una estrategia que a la corta funciona, pero a larga supone tener que lidiar con situaciones inesperadas que no se sabe como gestionar y que se hubieran evitado si se tratara todo cuanto acontece en el momento exacto en el que ocurre que es cuando estamos ante el estado natural de las cosas y no ante el constructo mental que la mente ha creado de algo que ocurrió y no fue atendido debidamente. Aceptar todo cuanto acontece y sumergirse en las profundidades de uno mismo para encontrar su sentido y para qué es la encomienda de todo ser inteligente desde el punto de vista emocional.

Me suelen decir que la vida es mucho más fácil, que deje de darle tantas vueltas a las cosas que ocurren. Durante años estuve haciendo vida de esa divisa. Hoy puedo decir por experiencia propia que me quedo con la cosas que me ocurren en el aquí y ahora un rato, justo el necesario para aprender y de esta forma siento la vida en total plenitud. La vida superficial, o la superficialidad convierte la vida en un casino, mientras que la atención, el estudio y la contemplación de lo que ocurre en cada momento da a cada momento su sentido y no deja nada al azar.

jueves, 13 de abril de 2017

LA ULTIMA CENA

LA ULTIMA CENA
Uno de los misterios menos entendidos de la humanidad.

Si quieres entenderla fracasarás.
Si quieres sentirla la perderás.
Si quieres vivirla te saldrá al encuentro.

El Jueves Santo conmemoramos un hecho histórico los cristianos: La institución de la Eucaristía y Transustanciación.

Para muchos, la mayoría, un símbolo o recuerdo intranscendente.

Sólo unos pocos tienen acceso al misterio insondable que se esconde detrás y las claves para su celebración en toda su intensidad y potencialidad.

Casi todos aplicamos la mente para entenderla y abandonamos la idea pronto. Que un trozo de pan y un poco de vino se transformen en algo diferente a lo que los sentidos captan no suele tener adeptos.

Hay quienes van a sentirla y lo logran pero desaparece pronto el sentimiento. Es efímero.

¿Que hay en la Transustanciación?

No se puede explicar con palabras o sentimientos.

Acaso el AMOR tiene significado y se puede encerrar en una palabra.

Acaso el amado o la amada representa el amor cuando logro vivirlo incluso cuando él o ella no están presentes.

HAY QUE VIVIRLO.

Es un camino de conversión. Requiere una mente diferente.
Requiere una inteligencia emocional específica.

Requiere una disposición en la consciencia absoluta.
Requiere AMOR PORQUE ES AMOR.

Una conexión en sintonía que provoca una resonancia dentro de tu Ser que sólo tú puedes interpretar y hacer sentimiento y pensamiento en la pretendida idea de que lo tenemos que conceptualizar y etiquetar para poder apoderarnos de su sentido para ser sus dueños. Para entenderlo....

No es más que una parte del camino. Muchos andan en ella aún.

Transcender ese deseo de querer saber para sólo sentir es otra fase del camino que abre compresiones infinitas pero que por efímeros y pasajeros no puede ser retenido en otro deseo de posesión y dominio.

Más adelante en el camino encuentras los principios de lo que ocurre y acontece siempre en el Ahora. Pues es en el ahora donde acontece el milagro de fundirse con UNO, siendo sólo UNO sin más pretensiones que SER. Y entonces y sólo entonces vives.

Quién no ha vivido el instante presente poco o nada puede entender o sentir y puede aparecer como lo que parece ser: NADA.
Para otros lo es TODO.
Y entre el TODO y la NADA transcurre la VIDA.

En mi camino he recorrido todas las fases y aún me queda la mayor parte del trecho. A veces incluso retrocedo.

Hoy para mi no es muy diferente a otros días. Cuando encuentras el sentido, la emoción y lo vives, tienes la oportunidad de hacerlo todos los días. Y por eso todos los días reservo una cita con el AMOR.

Os confieso que como buenos amantes tenemos de todo, días más mentales, otros de más sentimiento y días de éxtasis. Pero nos queremos. Mejor aún, sé que su AMOR nunca me faltará.

Feliz Día. Feliz Ahora.
Siempre Adelante

miércoles, 8 de marzo de 2017

SEPTIMO DIA EL CARCEL: LOS RESULTADOS


Acostumbrados a obtener resultados, lo que se dice, “a ganar”, solemos tener poca paciencia si los resultados no se producen de manera eficaz a corto o medio plazo. Las carreras de fondo, o los maratones están de moda, pero parece que a nuestra vida no se aplica con la misma facilidad. Disponemos de poca paciencia (“PAZ+CIENCIA”), es decir, cortos de sabiduría, el elixir que desprende la experiencia y el saber a lo largo de los años. EL delito en muchas ocasiones es una vía corta de obtención de resultados, en otras es el resultado de un largo proceso de planificación o de un larvado resentimiento.

¿El Mindfulness funciona? Es la pregunta que te hace la mente práctica y pragmática que no está dispuesta a emplear el tiempo en el presente, que más bien desea el final y se deleita en él aunque aún no sea una realidad, más bien, una ficción, una película que me cuenta la mente y que genera lo que denominamos “expectativas”. Ante esta realidad increada la vida se examinada y si no se obtienen los resultados deseados y buscados, nuestro juicio es negativo con aquella típica expresión de: “es que yo creía que”.

Mindfulness tiene acreditadas pruebas científicas de los efectos que produce en las funciones cerebrales, en su propia estructura, en el sistema inmunológico, de carácter psicológico e incluso antienvejecimiento. Tal vez por ello las ciencias comienzan a acreditar la práctica del Mindfulness y cada vez acuden a nuestras Consultorías más y más personas referenciadas por médicos, psicólogos y educadores. Con éxitos en el tratamiento de enfermedades y adicciones el curriculum del Mindfulness se amplia cada día más.

Aparece entonces el gran enemigo del Desarrollo Personal: EL RESULTADO DESEADO, o, mejor dicho, EL DESEO. Bien lo saben en Zen. Vivir el presente sin apegos y deseos es la clave. “Tengo pocos deseos y los pocos deseos que tengo los deseo poco”. Que junto con el QUERER SABER o lo que es lo mismo, saber mucho de algo aunque no lo practique, invaden el proceso de toma de conciencia, de atención al presente.
Enseñar a respirar de manera consciente e incluso a meditar parece fácil, tanto como leer un prospecto de un medicamento y creerse médico, o una ley o norma y querer aparentar ser abogado. Vivir de manera consciente en la vida es una vocación. Hay quien jamás será llamado a la vivencia de la consciencia y quienes ante la tesitura preferirán seguir dormidos (no despiertos, término que se emplea para dividir a la personas entre “despiertos” y “dormidos” desde el punto de vista de lo que se ha venido en denominar “el despertar de la  consciencia”).

Nuestros abuelos nos decían que eligiéramos bien a nuestras compañías. En el viaje del autoconocimiento existe un mal compañero, UNO MISMO, que provoca un “EGOCENTRISMO AUTOREFERENCIADO”. Nos podemos observar, es la magia del Mindfulness, pero a partir de ahí tenemos que decidir cual es el camino.
Hoy vieron los resultados avalados por la ciencia. Hoy ya saben que si siguen el camino conseguirán objetivos gracias a la NEUROPLASTICIDAD. Todos lo saben, todos lo sabemos, pero no todos alcanzan las metas propuestas, los resultados prometidos ¿Cuál es la diferencia entre unos y otros?, pronto aprenderemos que no tanto está en el  “COMO” sino en el “DESDE DONDE”.

Acostumbrados a sus reacciones y sus creencias comienza el proceso de cambiar y ya lo dijo John Ford, que si tanto crees que puedes, como si crees que no puedes, siempre tienes la razón. Se requiere voluntad para cambiar, para pasar de sobrevivir a vivir. SIEMPRE ADELANTE.

miércoles, 1 de marzo de 2017

SEXTO DIA EN LA CARCEL: EL LOBO QUE CUIDAMOS


Sabréis el cuento de los dos lobos que todos llevamos dentro y que están librando una permanente batalla y que ganará aquel de ellos que sea alimentado. Se trata de una realidad fabulada que nos  afecta  a todos. Lo que desconocemos  es que el alimento lo constituyen los pensamientos, los sentimientos. 

Desde que los internos escucharon y aprendieron de la existencia del cerebro reptiliano en las clases teóricas su mayor preocupación es saber como controlarlo. El deseo de control sobre nosotros mismos es una búsqueda incesante de nuestra mente. Intentar controlar la parte  reptiliana del cerebro es una aventura de difícil éxito. Podemos aprender a gestionar con mayor consciencia las reacciones y convertirlas en respuestas más conscientes. 

Podemos aprender  de la observación como reacciona y ante que reacciona. Podemos aprender de nosotros mismos. Nuestra sabiduría surgirá de la observación y para eso hay que saber parar.

Aprenden a sentarse, a parar, a observar los pensamientos y los sentimientos, a estar con ellos, incluso con los más desagradables y que nos provocan sentimientos que rechazamos de  manera automática y reactiva y que son el alimento del lobo más rabioso, lleno de ira, odio y resentimiento. Cambiar los pensamientos es todo un reto para los internos, vienen pensando de esa manera desde  hace muchos años, son sus creencias, su cultura, su educación, se han llegado a  identificar con sus pensamientos de tal forma que creen que son lo qué piensan. En este punto no se diferencian mucho de millones de personas que se siguen identificando con su nivel mental exclusivamente y sorprendidos preguntan si es que hay algo más, o somos algo más que lo que pensamos. Los niños no conocen las palabras y no pueden tener pensamientos y nadie les negaría la vida y la actividad cerebral que desarrollan. Además y según Jesús de Nazaret son los qué sean como niños los que podrán entrar en el Reino de los Cielos. Aquietar la mente, pues es el excesivo racionalismo el que muchas veces nos aleja del paraíso, de nuestro bienestar y bienser. Observar tu mente permite cambiar los pensamientos, las creencias. Nada se ha descubierto en este mundo si previamente no fue observado antes. Entrenamos al OBSERVADOR DESAPEGADO.

Al salir del edifico Sociocultural me acompañaba mi amigo y siempre nos fijamos en los cientos, sino miles, de pájaros que a estas horas vienen del campo a posarse en tejados y alambradas (su peso hace sonar las alarmas, me cuenta), hoy nos fijamos en su vuelo, total y absoluta coordinación a pesar de las maniobras del vuelo todos funcionan coordinadamente, como uno solo, son UNO. Es más que confianza es entrega al otro, al grupo, es dejar de ser para SER. El hombre no tiene esa capacidad, recela, huye, desconfía, no podemos volar juntos. El lobo que llevamos dentro es muy territorial.

Recordemos que la diferencia entre unos y otros, en muchas ocasiones, es que alimentamos a uno u otro lobo, pero ambos seguirán viviendo en nuestro interior para el resto de nuestras vidas. Y de ello depende, en muchas ocasiones VIVIR o SOBREVIVIR.

Siempre Adelante.

Un indio muy sabio se encontraba enseñándole a su nieto importantes lecciones de vida:
— Existe una pelea en cada uno de nosotros que se asemeja mucho a una lucha entre dos lobos. Uno de ellos representa la maldad: envidia, celos, remordimientos, egoísmo, ambiciones, mentiras... El otro lobo es la encarnación de lo bueno: paz, amor, esperanza, verdad, bondad, fidelidad.
El pequeño, conmovido con las palabras de su abuelo, se quedó pensando por algunos instantes, y luego le preguntó:
— ¿Y cuál de los lobos suele ganar al final?
El sabio sonrió ligeramente y le respondió:
— Siempre gana el lobo al que alimentes.